¿Es posible sobreinterpretar una obra literaria?

IMG_20170519_093521_267I

De singular naturaleza es el ejercicio que propone Umberto Eco para las conferencias de Tanner. Delimitar la interpretación o las interpretaciones posibles de una obra literaria. ¿Es posible sobreinterpretar un texto? ¿Y una obra literaria? ¿Qué es la literatura y cuál es su finalidad? Como dijo Bernard Werber a través de su personaje Edmond Wells, entre aquello en lo que estoy pensando, aquello lo que quiero decir, aquello que me parece que estoy diciendo, aquello que digo y aquello que Usted quiere escuchar y aquello lo que le parece que oye, aquello lo que quiere entender, y lo que al final entiende existen diez opciones de que surja un malentendido. Aun así vamos a intentarlo.

Una de las maneras de concebir la literatura es hacerlo como una forma de comunicación según la planteó Jakobson. Algunos críticos y teóricos estarán en desacuerdo ante tal cuadro, no obstante, este planteamiento permite una interacción entre el autor, la obra, el receptor y el contexto. Son variables a tener en cuenta independientemente del valor asignado a cada una de ellas. Si partimos de la idea de que una obra literaria puede ser interpretada, nuestro objeto de estudio será el proceso de comunicación planteado desde la convicción semiótica.

Desde esta perspectiva, Umberto Eco cuestiona la libertad que el receptor tiene para interpretar una obra. A menudo Eco habla de comunicación cotidiana y de textos literarios para ejemplificar una intención –ya sea por parte del autor como por parte del texto-. Sin embargo, se trata de dos formas de comunicación diferentes: en la cotidiana el emisor y el receptor comparten muchos más elementos que mencionó Jakobson que en la comunicación literaria. Por lo tanto, el hecho de que tanto el código como el contexto sean las realidades que comparten el emisor y el receptor –puede reducir las mal-interpretaciones del mensaje. No obstante, si se trata de la comunicación literaria la problemática se extiende. No sólo la diferencia radica en compartir o no el contexto –la situación ideal en la que hacía hincapié Lotman-, sino también en que el mensaje es concebido como el sistema modelizante secundario.

Umberto Eco alude a la búsqueda de la semejanza en el proceso interpretativo de los elementos que forman este sistema. La asociación entre el águila y Júpiter se producirá en el nivel connotativo y, por lo tanto, hermético. Sin un conocimiento de la simbología pagana esa relación de semejanza pasará desapercibida. Por lo tanto, si la literatura es un proceso de comunicación, nos podríamos preguntar a quién se dirige. ¿A un estudioso capaz de establecer la semejanza o a un lector al que dicha codificación le produce el extrañamiento desvío?IMG_20170519_093425_197

El autor al escribir su obra puede tener en mente a un lector ideal. Sin embargo, no puede prever en qué contexto será leída y si será el lector ideal quien lo hará. Probablemente Garth Williams no escribió The Rabbit´s Wedding (1958) con la intención de tematizar el matrimonio interracial, no obstante la interpretación del bibliotecario de Alabama puede considerarse errónea atendiendo a los diferentes contextos del autor y del lector. El planteamiento de Umberto Eco es interesante en cuanto a la intervención del autor empírico sobre las interpretaciones de sus obras, sin embargo, ¿hasta qué punto el autor empírico es honesto en sus intervenciones? ¿Cuántos autores negarán un descubrimiento interpretativo puramente casual que les puede prometer la fama?

Ante la duda recurrimos al recurrente inconsciente del autor empírico. Indudablemente, existe una estrategia textual del autor empírico que difiere de la historia del desarrollo de esa estrategia textual, tal y como postula Eco. Sin embargo, partiendo de ésta premisa, al hablar del autor empírico que puede interferir en las interpretaciones de su obra y relegar al inconsciente, tenemos que tener en cuenta que es un autor cuyo conjunto de obra artística no está cerrado. Al estar vivo el autor y al existir la posibilidad de que siga escribiendo puede ocurrir que las interpretaciones que él considera poco útiles o irrelevantes cobren importancia posteriormente en el conjunto cerrado de su obra.