“El libro negro del emprendedor”: ¿nos ha engañado el autor?

IMG_20170315_115458_863

Emprender. Una acción, cuya motivación más directa carece de un origen específico. Ya sea por pasión y vocación o como consecuencia de un cambio imprevisto en la situación económica personal, la decisión de emprender un negocio no se debe de tomar a la ligera.

En El libro negro del emprendedor Fernando Trías de Bes repasa punto por punto aquellos aspectos que un emprendedor novel debería de tener cuenta. El lector no encontrará dentro de este volumen ni lecciones de contabilidad ni un mapa del tesoro para la inversión inicial, tan solo consejos y advertencias tanto por parte del autor como por la de los emprendedores de éxito. Y es que muchas veces un sabio consejo recibido a tiempo es infinitamente más valioso que unos activos mal empleados.

Dividido en catorce asaltos, como si de un combate de boxeo se tratara, el autor enfrenta al aspirante a emprendedor con los factores claves de fracaso. La idea consiste en que el lector conozca la peor y la imprevisible parte (salvando mucho las distancias) de poner en marcha un negocio.

Compartir la idea del negocio o evitar asociarse son tan solo algunos de los puntos polémicos que expone y razona Trías de Bes. Desde mi experiencia personal, la credibilidad de los argumentos hubiese sido mayor si el autor no optara por una nota preliminar para comenzar el libro, en la que a lo largo de 15 páginas (el volumen cuenta con 180) justifica larga y reiteradamente su derecho de aconsejar a un emprendedor. Y aunque algunas de las cuestiones invitan a reflexionar sobre la materia, la nota preliminar predispone a recibir los consejos con escepticismo. Resulta inoportuno buscar la redención antes de ser acusado- una práctica que pone en evidencia al autor y en duda el texto.

Por otra parte se manifiesta oportunista que Trías de Bes ofrezca a los lectores a “votar y exponer su parecer a favor y en contra de las afirmaciones que aquí [en El libro negro del emprendedor] realizo” en una página web (www.triasdebes.net.) en la que éstos encontrarán tan solo un contenido publicitario de las publicitario de las publicaciones del autor.

Si bien el ejemplar que he utilizado es un préstamo bibliotecario (en el caso de haberlo adquirido me habría sentido engañada), El libro negro del emprendedor cuenta ya con diez ediciones a día de la publicación de esta reseña. Es evidente que el número de ediciones de una obra condiciona favorablemente el éxito de ésta, no obstante, para no sucumbir al engaño considero necesario interesarse por la tirada de cada una de ellas. Lo he hecho y fracasé- al parecer se trata de un dato, cuyo acceso no está al alcance de un lector curioso.

En definitiva, se trata de un libro entretenido y de lectura ligera, aunque ciertamente peca de reiterativo, rozando el estilo de las publicaciones de autoayuda.