Un clásico renovado: reseña de “El diario de Tita” de Laura Esquivel

img_20161012_142521
Portada de “El diario de Tita”, Suma de Letras, 2016

Hace 25 años los amantes de la literatura romántica conocían a Tita, la protagonista de Como agua para chocolate de Laura Esquivel. Los amores y los desamores del personaje se han vivido intensamente por los lectores de todo el mundo- la novela ha sido traducida a más de 30 idiomas, además de contar con una versión cinematográfica con una valoración de 7,2/10 en IMBD. Este año 2016 Tita vuelve para conquistar nuestros corazones con El diario de Tita– su versión más personal e íntima de la historia de su vida.

Nos situamos en México de los comienzos del siglo XX. El ambiente revolucionario no solamente se vive a nivel social y político, sino también a nivel personal. La opresión de las tradiciones encarnada en Elena, la madre de Tita, le veta cualquier tipo de relación amorosa, ya que al ser la menor de sus hermanas está obligada a permanecer al servicio de su progenitora. Y como el corazón no entiende de razones, el de Tita ha sido conquistado por Pedro quien, al no poder contraer matrimonio con la joven, encuentra una controvertida solución. Se casa con la hermana de esta- Rosaura- con la finalidad de mantener el contacto con su amada. Esta decisión amenaza con traer consigo todo tipo de entramados de relaciones familiares y un triángulo amoroso que no tardará en dar un giro inesperado. ¿Se resignará Tita a cumplir con su destino para conservar el favor de su madre? ¿O por el contrario se rebelará contra la tradición familiar?

La estructura de diario favorece al cultivo del género de la novela romántica, proporcionando la sensación de cercanía e intimidad. Escrito en primera persona, la historia se interpreta desde el punto de vista de Tita, la narradora. Sin embargo, Laura Esquivel no ha descuidado la presencia de otros personajes dela novela: la acción de éstos no se limita a su implicación en la vida de Tita. El diario cuenta con algunas cartas y postales recibidas por la joven, y que ésta ha decidido conservar.

20161012-1459151381
Interior de “El diario de Tita”, Suma de Letras, 2016

Especial mención merece Jordi Castells, el diseñador de la cubierta e interiores por acompañar la lectura con el halo de misterio que envuelve al lector de un diario real. La letra cursiva borra la distancia entre el narrador y el lector, la presencia de fotografías, dibujos y flores secas le añade un importante aspecto de verosimilitud y un placer estético inmenso. La edición es una joya con seguridad concebida para el formato físico, que además cuenta con la acreditación de Greenpeace.

201610121386661072
Interior de “El diario de Tita”, Suma de Letras, 2016

Es importante señalar, que El diario de Tita y Como agua para chocolate son dos obras independientes en su lectura, no se trata de una continuación de la historia, sino de la historia contada desde el enfoque personal de Tita. La renovación de la obra ha permitido pulir los puntos débiles que los críticos han encontrado en Como agua para chocolate como, por ejemplo, la excesiva recurrencia a determinados motivos literarios. No obstante, la historia ha conservado su peculiaridad, no solamente en lo que se refiere al género de la novela romántica, sino también en cuanto a la corriente del realismo mágico. Impregnada de simbología y metáforas, El diario de Tita es una oda a la gastronomía mexicana. Las recetas culinarias se mezclan con las vivencias de la protagonista, fusionando lo culinario con lo erótico.

Al cocinar, las emociones de Tita se trasladan a la comida: “Desde hace tiempo que estoy consciente de que la energía tiene influencia en los alimentos”- apunta. Esta creencia de que el inconsciente se manifiesta a través de los alimentos y su preparación le aporta a la personalidad de la cocinera un matiz de chamana o curandera: “Yo de inmediato me atribuí su muerte, ya que durante la última semana había estado cocinando muy pero muy enojada con ella y de seguro los alimentos que le preparé debían de haber ido cargados de una energía maligna que no pude controlar y que la afectó tanto que la condujo a la muerte.”.

20161012-433978351
Interior de “El diario de Tita”, Suma de Letras, 2016

El motivo literario de la lucha de progresismo y el conservadurismo tan presente en la producción literaria del XIX y del XX también tiene cabida en esta novela. El ambiente opresivo de la casa en El diario de Tita es comparable a La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. Si en un principio la represión de la mujer se debía a la tradición, posteriormente son las propias protagonistas las que optan por un sacrificio personal: “Repetimos actos sin tener mucha conciencia de ello, que luego se convierten en tradición”- reflexiona la narradora. En el caso de la novela mexicana, la revolución contra las tradiciones obsoletas se realiza desde la cocina, desde el corazón de la casa. La evolución hacia una mayor tolerancia se realiza de manera paralela a la innovación en algunas recetas culinarias, subrayando el fuerte nexo que existe entre el espíritu y los alimentos.

En definitiva, El diario de Tita es una novela que realza valores con el respeto a las tradiciones, el apoyo de la familia y la primacía de lo espiritual sobre lo físico. Tanto la historia como el diseño del libro hacen que el lector casi llegue a saborear los platos y percibir su olor, trasladándose a un rancho mexicano de comienzos del siglo XX.

Anuncios

4 thoughts on “Un clásico renovado: reseña de “El diario de Tita” de Laura Esquivel

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s