El significado del comunismo soviético: reseña de “El fin del «Homo sovieticus»”de Svetlana Alexiévich

1 book
Photo: Julia Serbina

A principios del siglo XX el lingüista suizo Ferdinand de Saussure establecía la diferencia entre el significado y el significante, siendo el primero el contenido del segundo. El privilegio de establecer las fronteras diferenciales le compete a la mente humana, según reza el triángulo semiótico de Peirce, lo que motiva que la correspondencia entre el contenido y la forma, entre el significado y el significante no sea biunívoca. Cuando leemos que el comunismo es “la doctrina que establece una organización social en que los bienes son propiedad colectiva”, una definición de la RAE que, a primera vista, no contiene supuestos éticos contrarios a la concepción general de la justicia, surge el alarmante recuerdo del comunismo soviético estudiado en los manuales del instituto.

Han corrido ríos de tinta con la finalidad de clarificar la causa del fracaso, obras a las que uno accede conscientemente y de manera voluntaria, motivado por la gran inquietud que provoca la cuestión. Sin embargo, para la mayoría -a la que pertenezco, por cierto- nos cuesta dilucidar la trayectoria del comunismo en la URSS, y sobre todo las razones de su ocaso. “Tal vez podría dividirse a los soviéticos en cuatro generaciones: la de Stalin, la de Jruschov, la de Brézhnev y la de Gorbachov. Yo pertenezco a esta última, A nosotros nos resultó más fácil asistir al desplome de las ideas comunistas, porque no estábamos vivos cuando esa idea era aún joven y fuerte, cuando aún no había perdido el aura mágica de un romanticismo fatal y seguía viva la esperanza alimentada por la utopía” confiesa Svetlana Alexiévich en Apuntes de una cómplice, que hace la función de una introducción-prólogo en El fin del «Homo sovieticus» (Acantilado, 2015).

La obra cuenta con una estructura análoga a la de La guerra no tiene rostro de mujer –y que caracteriza toda la producción literaria de Alexiévich-: testimonios escogidos de las entrevistas realizadas por la periodista, agrupados en capítulos, cuyos títulos son citas directas del testimonio que contiene, o bien guardan una estrecha relación con el contenido de éste. Los capítulos, a su vez, son agrupados en bloques temáticos. De esta manera, el índice de la obra tiene la función de un metatexto, cuya riqueza y singularidad lingüística se ha conservado en la traducción del ruso de Jorge Ferrer. En El fin del «Homo sovieticus» hay dos bloques temáticos: “El consuelo del apocalipsis. Diez historias en un interior rojo” y “El encanto del vacío. Diez historias en medio de ninguna parte”. La dominante temática de las veinte historias consiste en la vivencia personal de los entrevistados del antes y el después de la caída de la URSS y la época de la perestroika: “No hago preguntas sobre el socialismo, sino sobre el amor, los celos, la infancia, la vejez, […], sobre infinidad de detalles de una vida que ha desaparecido. Ésa es la única forma de mostrar, de adivinar algo, inscribiendo la catástrofe en un contexto familiar.”- revela la periodista.

El fin del «Homo sovieticus» se encuentran relatos con menciones a mujeres que lucharon en la guerra, a la catástrofe de Chernóbil y a la guerra de Afganistán, de manera que estamos ante una obra de una temática global –los peligros de un sistema totalitario-, que se desarrolla por temas concretos en otras del ciclo “Voces de la utopía”. De los cuatro libros traducidos al castellano hasta la fecha, El fin del «Homo sovieticus» es el más extenso -643 páginas-, no obstante el impacto de su contenido no se debe a los detalles escabrosos del sufrimiento humano físico, sino más bien del psicológico. El alto precio que han tenido que pagar los ciudadanos de la URSS por la Victoria no se reduce solamente a las bajas durante la guerra o en un campo- las vidas rotas y las almas mutiladas en nombre de una idea merecen trascender en la memoria colectiva. El régimen totalitario ha llevado a cabo la reducción del individuo a una mera identidad nacional que determina su destino en el contexto histórico, por lo que es imposible de cuantificar a todos “aquellos que se habían adherido por completo al ideal, a aquellos que se habían dejado de poseer por él de tal forma que ya nadie podía separarlos, aquellos para quienes el Estado se había convertido en su universo y sustituido todo lo demás, incluso sus propias vidas” (página 10, Apuntes de una cómplice).

En las páginas de El fin del «Homo sovieticus» tienen cabida tanto los testimonios de aquellos que están en contra del sistema soviético, como aquellos que opinan que la solución a los problemas actuales consiste en el retorno a los ideales marxistas-leninistas e incluso estalinistas. Cada uno de los entrevistados ha vivido experiencias que han amoldado su manera de pensar, por lo que el lector podría no estar de acuerdo con sus valores, no obstante jamás juzgar su forma de actuar. Como dijo uno de los entrevistados, “sólo un soviético puede llegar a comprender a otro soviético”. El final de la URSS ha supuesto un antes y un después para todos los soviéticos, generando una realidad semejante a la narrada en “Good bye, Lenin!”. Los cambios que se producían a una velocidad vertiginosa no se limitaban al ámbito político o consumista. La ruptura más dañina y abismal ha sido entre la mentalidad de aquellos, que vivieron la edad adulta en la Unión Soviética y la generación que creció después de la perestroika, dando lugar a un profundo conflicto existencialista que se percibe en testimonios como “nuestros hijos no se nos parecen” o “mi tiempo terminó antes de que acabara mi vida”.

El “aura mágica de un romanticismo fatal” y “la esperanza alimentada por la utopía” parecen ser ingredientes necesarios para la existencia de un sistema comunista soviético, no obstante, se omiten en las definiciones oficiales. El significante del sistema político de la Unión Soviética puede ser el comunismo o el socialismo –dependiendo del momento-, sin embargo, para conocer su significado es necesario recurrir a los testimonios recogidos en El fin del «Homo sovieticus». Independientemente del sistema político es indispensable cuestionar y revisar los valores que promueve, ya que incluso el ideal más puro en manos equivocadas puede convertirse en una pesadilla.

SKMBT_C25316041418320

Anuncios

One thought on “El significado del comunismo soviético: reseña de “El fin del «Homo sovieticus»”de Svetlana Alexiévich

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s