El azar posmoderno: reseña de “El elefante desaparece” de Haruki Murakami

IMG_20160401_111919

Se trata de una de las novedades editoriales del año: en marzo salió a la venta la colección de relatos El elefante desaparece (Tusquets Editores) de Haruki Murakami. Algunos de ellos, como Sueño, han sido publicados anteriormente, sin embargo la mayoría de los que aparecen en este volumen son una traducción reciente al castellano, llevada a cabo por Fernando Cordobés y Yoko Ogihara.

El elefante desaparece es el título de uno de los diecisiete relatos escritos por Murakami entre los años 1980-1991 que componen esta colección. El título sugiere un contenido fantástico y posmoderno, pero una vez comenzada la lectura se revelan aspectos sorprendentes tanto en lo que se refiere a las historias como a la estructura de las mismas. El contraste se hace patente ya desde el principio: el relato que presta su título al libro no está situado al comienzo, sino al final; el surrealismo del título da paso a una primera historia que se podría caracterizar más bien por un tono realista propio de lo cotidiano. Probablemente, lo que más se presta al contraste son los diferentes niveles de la realidad en los que opera el mundo concreto de un relato, así como los mundos de los diecisiete relatos en conjunto.

En las páginas de El elefante desaparece habitan de los más diversos personajes, sin embargo, hay una característica que une a todos ellos: son tremendamente humanos. En la mayoría de las historias el lector conoce la edad de los protagonistas, su oficio y su género. Resulta imposible obviar la importancia que Murakami le otorga a la música. Las preferencias musicales de los personajes confeccionan la personalidad de éstos, de manera que el lector encontrará una posible relación entre la producción de Wagner y el atraco de una panadería. A pesar de que por su extensión, un relato no tiene capacidad suficiente para los caracteres evolucionen en su profundidad psicológica, Murakami trata con mucho esmero los detalles que dotan a cada uno de ellos de aquellas rarezas que los hacen únicos. Todos los relatos contienen un proceso de búsqueda: se busca un gato, comida, graneros quemados, un elefante… como si de una alegoría se tratara, durante la búsqueda se llega –o no, según el caso- al autoconocimiento, al auto-encuentro:

“Quiero decir, elecciones incorrectas producen a veces resultados correctos y al contrario. Ante este tipo de absurdos (creo que se les puede llamar así), he llegado a la convicción de que en realidad no elegimos nada. Esa es mi forma de entender la vida. Respecto a las cosas que ya han ocurrido, no hay nada que podamos hacer. En cuanto a las que aún no han tenido lugar, todo está por ver.” (página 43) –reflexiona el protagonista de Nuevo ataque a la panadería.

Una situación cotidiana y una acción rutinaria cualquiera, narradas en El pequeño monstruo verde, La gente de la televisión o El enanito bailarín se sitúan en un mundo fantástico, de modo que obligan al lector a construir ese mundo posible a medida que avanza la lectura. Es verdaderamente asombroso el proceso de construcción de ese mundo posible, ya que siendo el mismo lector el que se encarga paulatinamente de incorporar elementos fantásticos, el pacto de ficción está mantenido desde el principio, independientemente de lo surrealistas que puedan parecer esos elementos fuera del contexto narrativo.

Una temática de clara influencia kafkiana, así como de Kurt Vonnegut, Raymond Carver y F. Scott Fitzgerald invita a reflexionar sobre el transcurso de una vida, de un modo muy similar al que lo hizo Patrick Modiano en Tres desconocidas: “Es extraño. Ni siquiera yo entiendo cómo he acabado vendiendo enciclopedias a los chinos. Recuerdo las circunstancias, pero se me escapa cómo al final las cosas convergieron de esa manera. Cuando quise darme cuenta, simplemente estaban así.” (página 251).

Planteada de esta forma, la vida parece el resultado de una acumulación de circunstancias en las que el ser humano ni siquiera dispone de un margen de actuación en lo que a su voluntad se refiere, es el azar el que determina el camino. No obstante, Murakami ejemplifica aquella bella frase de Antonio Machado que reza que “no hay camino, se hace camino al andar”, mostrando la importancia que tienen todas las decisiones que tomamos, aunque a primera vista nos parezcan insignificantes. Cada uno de los relatos tiene mucha fuerza que hace que pasado un tiempo nos sorprendamos pensando en el destino de alguno de los protagonistas. Sin embargo, los diecisiete relatos en conjunto crean un universo en el que, a pesar de ser independientes, sugieren algún tipo de relación entre los personajes. Desgraciadamente, las historias no están fechadas, por lo que es difícil conocer el orden de su creación- información que sin duda supone un interés para los estudiosos de la poética de Haruki Murakami. ¿Han sido concebidos como relatos desde el principio, o se trata de bocetos para la creación de una obra más extensa? En cualquier caso, y ante todo un enigma de la creación literaria, es una colección que deleitará a aquellos a los que les gusta la literatura posmoderna y surrealista al estilo de los relatos de Kafka.

Resulta difícil evitar la polémica expectación que acompaña a Murakami desde hace unos años, y este 2016 no es una excepción: el título aparecía en las listas de las publicaciones estrella del año junto a La guerra no tiene rostro de mujer (Editorial Debate), Cinco esquinas (Editorial Alfaguara) y Tres desconocidas (Editorial Anagrama), todos ellos pertenecientes a autores galardonados con el Premio Nobel.  El escritor japonés estuvo entre los favoritos para la concesión del Premio los años 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015. ¿Será para Haruki Murakami el 2016 el año definitivo, al igual que lo ha sido para Leonardo DiCaprio?

SKMBT_C25316040118300

Anuncios

2 respuestas a “El azar posmoderno: reseña de “El elefante desaparece” de Haruki Murakami

  1. Me llamó la atención tu reseña porque recien leí un libro de Haruki Murakami y siento que tiene varios de los aspectos que comentas en este libro que comprende varias historias, la cuestión es que el autor me atrapó por su sencilles y decidí comprar más libros de su autoría pero me decepciona pensar que en todas sus historias es lo mismo :/ o eso me hace pensar tu reseña. Espero no sea así

    Me gusta

    1. Estimada Mónica,

      Haruki Murakami es un autor espléndido, de cuya producción literaria únicamente he tenido la oportunidad de leer “El elefante desaparece”. Es un libro que contiene varios relatos, y las historias narradas tienen aspectos en común sin caer en la monotonía. No obstante, se trata de mi percepción particular.

      Si te animas a leer la obra, me encantaría que podamos comentarla (:

      Un saludo desde Écfrasis,
      Olga Borshchak

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s